Diferenzas entre revisións de «Diego Velázquez»

Segundo a descrición de Palomino, Velázquez serviuse do reflexo dos reis no espello para descubrir enxeñosamente o que estaba pintando.<ref>[[#Palomino|Palomino]], pp. 248-251.</ref> As miradas da Infanta, do pintor, da anana, do garda, do can, da menina Isabel e do apousentador dende a porta do fondo diríxense cara o espectador que observa o cadro, ocupando o punto focal no que previsiblemente se situaban os reis. [[Michel Foucault|Foucault]] destaacou como Velázquez logrou integrar e confundir este espazo real do espectador e o primeiro plano do cadro creando a ilusión de continuidade entre os dous espazos.<ref>{{cita libro|apelidos=Foucault|nome=Michel|título=Le mot et les choses|ano=1966|editor=Paris:Gallimard|id=ISBN 2-07-022484-8}}</ref><ref name="gaa">[[#Gallego|Gallego]]; Velázquez, Catálogo Exposición 1990; p. 324-328</ref><ref name=csa>''[[#Calvo|Calvo Serraller]]''; Las Meninas de Velázquez; p. 9-30</ref>
 
Sobre elo modo comono se autorretrataque Velázquez Juliánse Gállego, como antes Charles de Tolnayautorretrata, destaca que nonon se representa en lana acción manual de aplicar elo pincel alao lienzolenzo, sinosenón en unanunha posición másmáis intelectualnobre ye más nobleintelectual: en actitudactitude de pensar ye de reflexionar sobre elo diseñodeseño interno de lada obra. Para Tolnay parece como si Velázquez estuviese fuera de la composición, concibiendo e imaginando la obra, en el momento creador del artista.<ref name=gaa>[[#Gallego|Gallego]]; Velázquez, Catálogo Exposición 1990; p. 324-328</ref> PorFoi primeraa primeira vez en elna arte occidental na que un pintor se autorretratabaretrataba juntoxunto aaos susseus señores, en compañía dedalgúns algunosmembros miembros de lada familia real. LoFíxoo hizo en elno desempeño dedas sussúas funcionesfuncións como pintor de cámara ye con lascoas insignias dedo suseu rango, laa llavechave de ayudaaxuda de cámara ye laa cruz deda la OrdenOrde de Santiago, quizáquizais añadidaengadida posteriormente y, según Palominoe, por orden deldo propio reyrei, «para alientoalento de losdos profesores dedesta esta nobílisimanobilísima arte». Muy elocuente es a este respecto la temprana descripción delO portugués Félix da Costa, recogida en un tratado de arte fechado en 1696 y que quedó manuscrito. Costa se ocupaba de ''Las Meninas'' en relación con el consabido tema del reconocimiento y honores que los pintores han recibido de los monarcas, recordando quedescribiu: «A Diego Velázquez pintor, diodeulle FelipeFilipe IV, reyrei de CastillaCastela, elo hábito de Santiago, que esé laa primeraprimeira ordenorde de aqueldaquel reino, ye laa llavechave deda susúa cámara». Y el pintor se habría valido de su ingenio para perpetuar esta honra «en un cuadro en el palacio de Madrid, que sirve de ornato de una sala con el retrato de la emperatriz, hija de Felipe IV, junto con el suyo», para concluir, tras una breve descripción, que «el cuadro parece más un retrato de Velázquez que de la emperatriz».<ref>Citado en Gilles Knox, ''Las últimas obras de Velázquez'', p. 132.</ref>
 
EnNas ''Las Meninas'' destaca sua súa equilibrada composición, sue ordenorde. En Velázquez, pintor barroco, sobrevivepermanecía todavíaaínda un intenso componentecompoñente clásico, un interésinterese por elpola orden ye un menosprecio pormenosprezo lospolos ejeseixes oblicuos barrocos. LaA mitadmetade inferior deldo lienzocadro está llenachea de personajespersonaxes en dinamismo contenidocontido, mientrasmentres que laa mitadmetade superior está imbuida eninfundida unanunha progresiva penumbra de quietudquietude. LosOs cuadroscadros de lasdas paredes, elo espejoespello, laa puertaporta abiertaaberta deldo fondo son unaunha sucesión de formas rectangulares que forman un contrapunto aos lossutís sutiles juegosxogos de colorcor que ocasionan lasas actitudes ye movimientos demovementos losdos personajespersonaxes.<ref name=ga>[[#Gudiol|Gudiol]]; Velázquez; p. 289-290</ref>
 
La composición se articula repitiendo la forma y las proporciones en los dos tríos principales (Velázquez-Agustina-Margarita por un lado e Isabel-Maribarbola-Nicolasito por otro), en una posición muy reflexionada que no precisó modificaciones sobre la marcha, como acostumbraba a hacer en su forma de pintar llena de arrepentimientos y ajustes conforme avanzaba en la ejecución de un cuadro.<ref name=gaa>[[#Gallego|Gallego]]; Velázquez, Catálogo Exposición 1990; p. 324-328</ref>
13.744

edicións