Diferenzas entre revisións de «Diego Velázquez»

{{AP|As Meninas}}
[[Ficheiro:Las Meninas 01.jpg|miniatura|300px|''[[Las Meninas]]'', (1656). ''318x276cm.'' Este cadro é considerado o cumio da súa pintura. A súa luz fai sentir como verdadeiro o aire da habitación.<ref name="Perez13">[[#PerezEscuela|Pérez Sánchez]], ''Escuela espanola'', p. 118.</ref>]]
Velázquez atopábase, despois da súa segunda viaxe a Italia, en plena madureza vital e artística. En 1652 fora nomeado apousentador maior de palacio dispoñendo de pouco tempo para pintar, pero aínda así os escasos cadros que realizou nesta última etapa da súa vida considéranse excepcionais. En 1656 realizou ''As Meninas''.<ref name="csa">''[[#Calvo|Calvo Serraller]]''; Las Meninas de Velázquez; p. 9-30</ref><ref name="psa">[[#PerezSanchez|Pérez Sánchez]]; Velázquez, Catálogo Exposición 1990; p. 46-50</ref> Trátase dunha das obras máis famosas e controvertidas do noso tempo. Grazas a Palomino sabemos os nomes de case todos as personaxes. No centro aparece a infanta Margarita, asistida por dúas damas de honor, tamén coñecidas como ''meninas''. Na dereita están dúas personaxes da corte, que padecían [[enanismoananismo]], [[Mari Bárbola|María Bárbara Asquín]] e [[Nicolasito Pertusato|Nicolás Pertusato]], este último dando un golpe a un [[can]] tumbado en primeiro plano. Detrás, en penumbra, aparecen unha dama de compañía e un [[gardiagarda de corps]], aló fondo, en lana puertaporta, José Nieto, [[apousentador]] da raíña. Á esquerda pintando un gran lenzo que vemosse ve por detrás, atópase o pintor Diego Velázquez. No espello adivíñanse os reis [[Filipe IV de España|Filipe IV]] e a súa muller Mariana.<ref name="JB40">[[#BrownTecnica|Brown]], ''Velázquez. La técnica del genio'', pp. 181-194.</ref> Este cuadro fue pintado para ser colocado en el despacho de verano del rey.<ref name=psa>[[#PerezCatalogo|Pérez Sánchez]]; Velázquez, Catálogo Exposición 1990; p. 46-50</ref>
 
Para Gudiol ''LasAs Meninas'' supoñen a culminación do seu estilo pictórico nun proceso continuado de simplificación da súa técnica pictórica, primando o realismo visual sobre os efectos do debuxo. Velázquez naNa súa evolución artística Velázquez entendeu que para plasmar con exactitude calquera forma só se precisaban unhas poucas pinceladas. Os seus amplos coñecementos da técnica pictórica permitíronlle determinar cales eran esas pinceladas e a intuición de darllas no lugar xusto ao primeiro toque, sen reiteracións nin rectificacións.<ref name="ga">[[#Gudiol|Gudiol]]; Velázquez; p. 289-290</ref>
 
SegúnSegundo laa descripcióndescrición de Palomino, Velázquez seserviuse sirviódo delreflexo reflejo de los reyesdos enreis elno espejoespello para descubrir ingeniosamenteenxeñosamente loo que estaba pintando.<ref>[[#Palomino|Palomino]], pp. 248-251.</ref> LasAs miradas de lada Infanta, deldo pintor, deda la enanaanana, deldo guardadamasgarda, deldo perrocan, de lada menina Isabel ye deldo aposentadorapousentador desdedende laa puertaporta deldo fondo sediríxense dirigencara hacia elo espectador que observa elo cuadrocadro, ocupando elo punto focal en elno que previsiblemente se situaban losos reyes. Lo que pinta Velázquez está fuera de él, en el espacio real del espectadorreis. [[Michel Foucault|Foucault]] llamó la atención acerca dedestaacou como Velázquez logrólogrou integrar ye confundir este espacioespazo real deldo espectador ye elo primerprimeiro plano deldo cuadrocadro creando laa ilusión de continuidadcontinuidade entre losos dosdous espaciosespazos.<ref>{{cita libro|apellidosapelidos=Foucault|nombrenome=Michel|título=Le mot et les choses|ano=1966|editorialeditor=Paris:Gallimard|id=ISBN 2-07-022484-8}}</ref> Lo consiguió mediante el artificio de la fuerte iluminación del primer plano así como por el neutro y uniforme suelo.<ref name="gaa">[[#Gallego|Gallego]]; Velázquez, Catálogo Exposición 1990; p. 324-328</ref><ref name=csa>''[[#Calvo|Calvo Serraller]]''; Las Meninas de Velázquez; p. 9-30</ref>
 
Sobre el modo como se autorretrata Velázquez Julián Gállego, como antes Charles de Tolnay, destaca que no se representa en la acción manual de aplicar el pincel al lienzo sino en una posición más intelectual y más noble: en actitud de pensar y de reflexionar sobre el diseño interno de la obra. Para Tolnay parece como si Velázquez estuviese fuera de la composición, concibiendo e imaginando la obra, en el momento creador del artista.<ref name=gaa>[[#Gallego|Gallego]]; Velázquez, Catálogo Exposición 1990; p. 324-328</ref> Por primera vez en el arte occidental un pintor se autorretrataba junto a sus señores, en compañía de algunos miembros de la familia real. Lo hizo en el desempeño de sus funciones como pintor de cámara y con las insignias de su rango, la llave de ayuda de cámara y la cruz de la Orden de Santiago, quizá añadida posteriormente y, según Palomino, por orden del propio rey, «para aliento de los profesores de esta nobílisima arte». Muy elocuente es a este respecto la temprana descripción del portugués Félix da Costa, recogida en un tratado de arte fechado en 1696 y que quedó manuscrito. Costa se ocupaba de ''Las Meninas'' en relación con el consabido tema del reconocimiento y honores que los pintores han recibido de los monarcas, recordando que «A Diego Velázquez pintor, dio Felipe IV, rey de Castilla, el hábito de Santiago, que es la primera orden de aquel reino, y la llave de su cámara». Y el pintor se habría valido de su ingenio para perpetuar esta honra «en un cuadro en el palacio de Madrid, que sirve de ornato de una sala con el retrato de la emperatriz, hija de Felipe IV, junto con el suyo», para concluir, tras una breve descripción, que «el cuadro parece más un retrato de Velázquez que de la emperatriz».<ref>Citado en Gilles Knox, ''Las últimas obras de Velázquez'', p. 132.</ref>
13.744

edicións